miércoles, 28 de septiembre de 2011

Sensaciones



Muchas de las personas que padecen un trastorno obsesivo compulsivo le tienen miedo a los cuchillos. La verdad es que yo no soy de aquellos pero debo reconocer que en una oportunidad sí me dio miedo pensar en que podía dañar a otra persona con uno de ellos. Es bastante extraño porque en el fondo sabemos que seríamos incapaces de hacer algo así y repudiamos ese pensamiento intrusivo que nos ha invadido. Pero como los síntomas del TOC ya se han desencadenado, el miedo nos ataca espontáneamente.


Puedo decir que he progresado bastante desde que me entere de que tenía TOC. Las obsesiones persisten pero han ido en considerable disminución


Sin perjuicio de ello, me gustaría centrar el asunto en las crisis de miedo que son intrínsecas a los pensamientos angustiantes y perturbadores. Aún cuando en mi fuero interno repita las palabras <<esto es irracional; obedece simplemente a un trastorno obsesivo compulsivo>>, mi cuerpo se encamina en otra dirección. Mi corazón empieza a latir con mucha más frecuencia de la normal. Se notan los cambios en el sistema circulatorio. Probablemente empiezo a hiperventilar y siento como si mi cabeza  fuese a explotar. Me siguen invadiendo aquellos pensamientos que me asustan, afligen o perturban y cuesta mucho trabajo olvidarse de ellos. Es la gran paradoja de pensar en aquello que justamente no queremos pensar. Los síntomas pueden variar dependiendo de la ocasión y de cada persona. Quizá sientes que tus músculos están muy tensos o te duele el estómago.

Pero hay que tener mucha fe y esperanza. Hay que ser optimistas. Cada vez que nos vengan los miedos y las sensaciones angustiantes, veamos la parte positiva. Es una nueva oportunidad para progresar. Es un nuevo reto. Es un desafío para enfrentar la adversidad. Tarde o temprano saldremos victoriosos.


Hay veces en los que tenemos temporadas muy buenas. Nos sentimos muy bien y creemos que no volveremos a tener TOC. ¿Les ha pasado? Bueno, aún cuando esas buenas temporadas terminen y volvamos a sentir los efectos de las obsesiones, debemos recapacitar y reflexionar. Hay que volver a poner manos a la obra y luchar. ¡Que nada nos desanime! Optimismo. Paciencia. Pronto vendrá la paz.


Un consejo para todos aquellos que son creyentes: díganle a nuestra madre, la Santísima Virgen María: "Santa María, Reina de la Paz. ruega por nosotros". Les aseguro que pronto se sentirán mejor.


Finalmente, les dejo una canción para que se alegren por un rato. "Just the way you are" de Bruno Mars, interpretada por Madilyn Bailey. Ayer descubrí a Madilyn Bailey mientras navegaba por internet. ¡Tiene una voz magnífica! 


¡Muchos saludos a todos y recuerden ser optimistas!




Escrito por Global Home

0 comentarios:

Publicar un comentario